La importancia de saber comprar

A veces realizamos compras sin ton ni son, compras sin las que podríamos pasar perfectamente, compras que a priori son necesarias pero que con el paso de los días nos damos cuenta que nos las podíamos haber ahorrado. Las compras que se hacen impulsivamente acaban con un remordimiento de conciencia o como poco con un arrepentimiento severo.

Hay maneras de comprar todo lo que a uno le apetece sin tener que lamentarlo después y también hay trucos para no hacer compras que no son necesarias. Por ejemplo si vas a a hacer la compra y no quieres llenar el carrito de cosas innecesarias lo mejor es ir con el estomago lleno, nada como ir después de comer para ahorrar unos cuantos euros al llegar a caja. Otro ejemplo es cuando te compras un coche, siempre vamos a querer uno que no esté a nuestro alcance, lo mejor es recorrer algunos desguaces automovil es posible encontrar algún vehículo que esté dentro de nuestro presupuesto y con las prestaciones y en las condiciones que queremos, si no también se puede optar por adquirir piezas de desguace coches y así podemos tener el coche que soñábamos por poco dinero, si te apetece poner un claxon con melodía, unas luces de neón o los asientos de leopardo lo puedes conseguir comprando las piezas así.

Cuando vamos a comprar muebles o electrodomésticos no hay que dejarse llevar por las nuevas tecnologías si no les vamos a dar utilidad. Si necesitas una lavadora ¿para que comprar una enorme si solo sois tres en casa? o el lavavajillas ¿para que uno con aire caliente o sensores que no se sabe ni para lo que sirven si en cuanto a terminado de lavar los platos lo abrimos para sacarlos y colocarlos en su sitio?

Las compras deben de hacerse con cabeza, te compras unos zapatos que son un sueño, preciosos, con estilo y altísimos. Si no te los vas a poder poner porque además de bonitos son incómodos ¿para qué comprarlos? ¿Para tenerlos guardados en un armario? De esas compras son de las que nos arrepentimos, gastarse unos cien euros en unos zapatos que solo nos pondremos una vez y solo para llevarlos puestos, aunque nos sangren los pies. Las compras son complicadas para algunos, hay personas que disfrutan mucho de ellas y otros pasamos olímpicamente de largo los centros comerciales porque no nos interesan lo más mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *